domingo, septiembre 10, 2006

Bueno para alguno, malo para otros.

Llegó la oportunidad tocando mi puerta.
Conversamos y me contó todo sobre ella.
Me ofreció una mano… y me dijo que cual arco iris guardaba un tesoro al final de su otra extremidad.
Muchos me invitaron a seguirla,
Otros, con la mirada me obligaban a no resistirla.

Pero yo estoy acá, no buscando tesoros.

La besé en la mejilla y le llamé un taxi.
De forma sincera surqué el espacio con mi mano, para decirle adiós
Tenía hambre pero no dejé de sonreír,
Mientras veía gente llorar al verla partir…

Yo ya no quiero tesoros u oportunidades
Que ofrezcan de sus manos tesoros medievales.

Yo sólo quiero encontrarme.

Porque este no soy yo, este soy yo a medias…

Y me quedo sólo para buscar esa otra mitad.

Si me iba era encontrarlo en soledad…
… pero me quedo para encontrarme con vuestra amistad.

2 comentarios:

hetsah dijo...

uff
acabo de entender el significado

Akassia dijo...

wau... mucho valor demostraste
te admiro, mucho ánimo tonces para seguir.
saludos!

Rumbo Perdido fue diseñado a mano por José Daniel Ayala.
Feed gracias a Feedburner, gestión de contenidos gracias a Blogger.
( cc ) Algunos derechos reservados, 2007