sábado, abril 21, 2007

El silencio del amor

Recuerdo cuando conversaba con una gran amiga sobre los comienzos de las relaciones ya que ella estaba comenzando una. Y me contaba lo mucho que le gustaba estar en esa época ya que es una época de mucho silencio, de mucha contemplación.

Al principio de una relación como que no hay mucho que decir, como que entremedio de las sesiones de largos besos uno se preocupa en vivir el momento por completo. Recuerdo que yo, aunque hablo hasta los codos, en los primeros días contemplaba mucho las manos de mi “andante”. Me gustaban sus manos… y las observaba mucho y ella hacía algo parecido, creo. Yo miraba su cara como una forma de aprendérmela de memoria.

Y eran muy agradable esos momentos. Si uno no hablaba no significaba nada malo, como posteriormente, el silencio en la pareja cambia a un significado erróneo entre de enojo, o signo de conspiración.

Como mi amiga, me gusta esa etapa (de echo, la extraño un poco) donde uno sólo sobrevive con los caricias, besos y tardes interminables de contemplarse el uno al otro…

Ay!... ya me dentró la nostalgia.

Dato geek, esta es la entrada número 314 de mi blog

5 comentarios:

.* Itaa dijo...

Siempre haces que sienta que me equivoqué de blog xD, cambias y cambias la plantilla y como paso a lo lejos.. me confundo

Está bien que te "dentre" la nostalgia, a vceces es bueno, pero no te pongai`llorón si po jajaja, pq ahí si que más que ayudar, lastima...

un abrazo sauce, no tenía idea que eras "josé daniel" jaja, lindo nombre, esa mezcla no la conocía :)

klgo dijo...

en realidad, esa etapa son buenos tiempos !!!

Artemisa dijo...

hoola
me gustaban mucho esos primeros momentos de conquistas, de cortejo, de contemplacion son muy magicos, ojala el pololeo no se terminara nunca

saludos y buena onda para esta semana que comenzara

Kandis dijo...

mmm es cierto, el silencio del observar es mucho mejor que el frío y aspero silencio del enojo, del reclamo, del que al parecer no todo anda bien. Aunque ha pasado rato desde ese silencio del comienzo... a veces vuelvo a realizarlo para aprenderme de memoria hasta sus lunares... para no perderme detalle.
saludos.

hetsah dijo...

la etapa contemplativa no está sólo al principio, creo

Rumbo Perdido fue diseñado a mano por José Daniel Ayala.
Feed gracias a Feedburner, gestión de contenidos gracias a Blogger.
( cc ) Algunos derechos reservados, 2007