jueves, abril 12, 2007

Amantes adolescentes

Me gusta la actividad que ocurre en los paraderos de micro de mi hermoso Valparaíso. Distinta gente, distintos destinos y un mismo lugar.

Se pueden diferenciar quién es quién: Escolar (obvio), universitario, vendedora, de seguros, de chicles, etc.

Hay muchos los cuales dan abrigo a los amantes adolescentes que se encuentran a la salida de sus colegios. No me causan mucha impresión los del mismo colegio, es más, me produce una grata sorpresa ver a una niña del Lourdes de la mano de un Salesiano o de un Liceano viril muchacho con una del Sagrado Corazón. Siempre me pregunto: ¿Donde diablos se conocieron? Pero bueno…

A lo que va este post es a la libertad que poseen estos amantes adolescentes. No hablo de las hormonas vueltas locas o la calentura característica de mis congéneres más jóvenes, si no que la libertad que provee la envoltura de esta invisible burbuja que les protegen. Pueden pasar de un ardiente beso al último cahüin del curso (Que la Vale le dijo a la Rocío que A-ha, y ella dijo que no, pero le respondió que Oye!) y volver a besarse y babearse, pero no de una manera morbosa, si no de compromiso, de que el mundo se detiene, que el mundo se acaba y hay que besarse porque es lo última que queda por hacer.

Diferente es ver a dos universitarios besarse y atracar en público, es algo más explicito, ¿verdad?, en cambio, si bien estos mozuelos y jovencitas se refriegan de forma cadenciosa hay algo en ellos que no me evocan nada más que algo de envidia y ternura de verlos tan juntos, tan solos en medio de la gente.

Son ellos dos, entre la multitud, en un beso.

Recuerdo esos tiempos y no me cuesta sonreír.

2 comentarios:

klgo dijo...

good time ... good stuff

elrodricuervo87 dijo...

Envidio la forma que tenes de narrar.
Contastes una pavada bulgar y lo transformastes en algo entretenido y quisas para alguien interesante. Es el don de los cuentistas y si la labia cuenta con la misma destreza, pues no te deve de faltar pareja.
Te repito sin animo de aburrirte, envidio tu don, si tuviera esa facultad me dedicaria a explicarle a un papel como es que se ve el mundo segun mis ojos, y quisas con suerte, otro de mi especie encuentre un momento de relax en mis palabras.

Rumbo Perdido fue diseñado a mano por José Daniel Ayala.
Feed gracias a Feedburner, gestión de contenidos gracias a Blogger.
( cc ) Algunos derechos reservados, 2007