sábado, mayo 20, 2006

Voy a morir (Y tu también)

“yo también me moriré...no se cuando, pero es seguro....moriré....”
NORVAL.

Si, así es… y tú también morirás más tarde o más temprano, pero no hay duda. Es lo único seguro que tenemos en la vida.

La muerte es una de las tres limitantes del ser humano según la antropología cristiana, junto con el dolor y el tiempo. Pero cuando conversamos esta idea, el que hoy puede ser tu ultima día (y que en teoría cada momento puede ser el último), me dejó para dentro…

Soy una de esas personas que cuando no obtiene las cosas de inmediato va dejando todo para mañana, hasta que se le olvida o se embola con otra cosa. Entonces cuando me puse a pensar sobre que pasaría conmigo, con las ideas que me hecho, con todos los planes que para mi son imprescindibles concretar pero que simplemente no me he puesto las pilas por que “aún me queda tiempo” o “aún estoy muy joven”.

Hay tanto que quiero hacer, pero de flojera no me atrevo. Y pensar que las cosas que quiero, que más quiero son tan sencillas, pero que son, a su vez, monumentales.

Por eso estoy que me muero, porque ese pensamiento me llegó de golpe, me dejó bajoneao, me dejó más pobre de lo que era, me dejó odiando mucho más el miedo de decirle hola a cierta persona, a odiar tomarme tan en serio… odiar el hecho de ser tan cobarde.

Y suceden cosas como esta, este blog tan olvidado, en una primera señal de perdida, la gente llegó. Imagínense vivir todos los días sabiendo que puede ser el último día… tu ultimo día o el mío. Imagínense que todos nos diéramos una palabra tan sincera, no grande, no para el bronce o ese consejo barato, más que una palabra sincera, un simple acto de sinceridad…

Porque a cada palabra que escribo en este blog, estoy muriendo un poquito y con cada palabra que tu lees, te estás yendo conmigo… a la misma velocidad.

Esto es un post, que más que buscar sorprenderlos o impresionar al humilde lector de este humilde blog. Con este (y el anterior) post buscaba espantarme a mi, para quietarme tanto abulia (amiga de tanto estar acostado viendo el cielo de mi pieza) y tanto miedo de hacer tantas cosas… de salirme de la caja, de vivir la vida que siento que no estoy viviendo…

Perdon si dañé algunas susceptibilidades, pero en realidad siento que no dije ninguna mentira y que igual el tema me afectó. Gracias por sus comentarios y porfavor lean el siguiente link y prometo no más mensajes ambiguos que incluyan a la pelá.

4 comentarios:

Mara dijo...

Ya me dejas más tranquila. Anda que si,nos has hecho comernos la cabeza a todos,nene malooo! xD
Alguna vez tb me he planteado eso, y cuando a personas de tu alrededor le pasan cosas malas,te das cuenta de lo que tu tienes y entonces te planteas aprovecharlo al máximo.
Pues nada,a vivir al 100% y a por esos sueños!!!
Besitos y ta prontiko!

Maga dijo...

Me aegro que literalmente no vayas a morir. Sin embargo, la forma en que quisiste enfocar esto creo que no fue la mas adecuada. No te leo frecuentemente y por un lio familiar que no viene al caso relatar aquí, tu post anterior me llegó. Y me asusté de solo pensar que había otra persona que tenía aquel incierto día mas cerca de lo que esperaba. Y que tenía miedo.

Supongo que es solo un prisma de interpretación...

Me alegro que no tengas nada físico y que todo esto no haya sido mas que el percatarte que estas vivo.

Maga dijo...

alegro*

klgo dijo...

que bueno que todo haya sido un mal entenddido.

Una lástima que para encontrarle sentido al día a día haya que plantearnos la posibilidad de morir

Mejor pensemos en hacer las cosas ya.

Rumbo Perdido fue diseñado a mano por José Daniel Ayala.
Feed gracias a Feedburner, gestión de contenidos gracias a Blogger.
( cc ) Algunos derechos reservados, 2007