jueves, septiembre 20, 2007

Amor por la carne

Sauce Prometeo

Al responder una pregunta del meme “El Encuestador” en el pasado blog muchos quedaron cachudos con la respuesta de que yo “No confío en las personas que no comen carne”.

O sea, no se ha formado polémica ni nada de eso, pero me lo han preguntado y cuando me preguntan algo yo lo respondo.

La frase simplemente trata de figurar mi amor por la carne y nada más. Si tú no comes carne, allá tú, pero yo no creo que, ni temprano ni tarde, me vuelva vegetariano.

Si encuentro, y sin ánimos de prejuzgar y en un análisis muy superficial, que no es natural no comer carne, siendo el hombre un omnívoro, no veo que tenga de malo el comer carne. Por supuesto, como en cada cosa, la clave es mantener el equilibrio, el exceso consumo de carne no lo encuentro muy sano – como encuentro para nada saludable todos los excesos: excesos de alcohol, excesos de velocidad, exceso de confianza, exceso de timidez, exceso de excesos – de ahí que me incline más por una “dieta balanceada” aún que no la practique.

Y por lo mismo, el exceso de falta de carne también lo veo como algo no saludable (aunque sé que la proteínas encontradas en la carne uno las puede recibir de otros productos) pero como abstenerse del exquisito sabor de la carne, ojalá acompañada con palta, tomate, lechuga, kétchup y un poco de mayonesa (para mantener la buena salud). Mi amor por la carne es tanto que, en ciertas ocasiones, he experimentado una especie síndrome de abstinencia de la carne, el cuerpo me ha pedido carne y aunque me sorprende admitirlo, ha sucedido y por un par de días sin ingerir ni una pizca de carne.

Ahora, que mi amor por la carne me haga perderles la fe a los individuos que no la ingieran, pues eso está muy lejos de ser verdad. Espero tratar a todas las personas con el mismo respeto por la sencilla razón de que sean personas, pero no voy a perder ese respeto por el hecho de que no seas fan del lomo a lo pobre o la chorrillana. Ahora, si una persona es vegetariana y además es una mierda de persona, mi falta de confianza a ella difícilmente se trate por la falta de carne en sus comidas.

En este blog sois bienvenidos todos. Ahora, si llegas con algo de carne, pues te costará entonces irte…

3 comentarios:

Nico Orellana dijo...

Muy buena la nota mental... tengo una prima que no come carne... para mi es Lisa Simpson, no se porque lo hace... pero bueno! cosa de ella.

Saludos

john burrows dijo...

lo mejo es la carne cruda...

Negrita dijo...

jajaja buen post.
yo soy carníbora aunque tb muchos me webeen.

Rumbo Perdido fue diseñado a mano por José Daniel Ayala.
Feed gracias a Feedburner, gestión de contenidos gracias a Blogger.
( cc ) Algunos derechos reservados, 2007