miércoles, enero 18, 2006

Ahogado... crucificado. En mute.

Y asi, las cardiopatías atacan de nuevo.

Esta vez la insuficiencia cardiáca se proyecta en mi guitarra. Y a temor de que suene trillado, ella ha sido esa amante eterna que nunca te rechaza; pero hoy se a convertido en mi gran proveedora de frustraciones.

Hoy me mira con desdén. La toco y me hace saber que no ha sentido nada, la llamo y no replica con un suave acorde para decirme que me espera. Hoy está allí, callada y serena, viviendo sin mí, sin re, sin do y sin un Si menor para estas ocuasiones.

Llevo meses sin crear un tema digno de llamarse canción.

La composición siempre se me mostró como una actividad natural para mi, pero hoy mi autocrítica se ha elevado a niveles tan estrictos los cuales ahora condenan y condenan cada nota que esbozo o trato de utilizar para soportar mi expresión.

¿Han sentido esa presión sobre su pecho cuando están haciendo algo y no lo logran, y peor, cuando están algo apurados o presionados?

Ese es la sensación cuando tengo la guitarra en mis manos... Quiero escribir la mejor canción que se haya escrito. Y ano puedo hacerlo para hacerme entender o simplemente desahogarme como lo hacía alos 15 o 16.

Sé que la presión es la culpable. En este ultimo año ese ha sido mi gran problema. Renuncié a un amor y ahora estoy a punto de perder otro por la auto crucifixión que ha sido la tónica de este ultimo año.

Hasta me cuesta creer que estoy escribiendo esto. Desapruebo este post como a las notas que nacen y meren en una canción abortada antes de salir al alba, desapruebo mi frma de tocar y escribir como desaprobé mi forma de amar sólo por seguir un ideal utópico.

A pesar de saber cual es mi problema, no logro soltarme, desapegarme de ese eterno juicio. Si no que alimento esta EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) consecutiva en esta nueva cardiopatía.

2 comentarios:

Ivan dijo...

Nadie se para sobre este planeta por simple casualidad.

"Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano." Martin Luther King

Fuerza hombre!!
Salu2

Carol... dijo...

Entiendo esa presión... ese anhelo de hacer lo mejor.. Pero a veces, cuando se está trabajando con algo tan íntimo como la música, querer hacer "lo mejor" no es la mejor motivación para crear algo que te guste de verdad.. Busca tu verdadera motivación de expresar...
Ánimo y un abrazo

Rumbo Perdido fue diseñado a mano por José Daniel Ayala.
Feed gracias a Feedburner, gestión de contenidos gracias a Blogger.
( cc ) Algunos derechos reservados, 2007