viernes, mayo 25, 2007

Belleza que hace llorar

No ando depresivo ni nada. No tengo nada que lamentar, no tengo una razón para andar escondiéndome del sol ni quedarme pegado en el cielo de mi pieza ni nada. Pero ando llorón.

Y no es que la extrañe o me sienta solo, no es que mi vida apesta o los odie a todos. De hecho, me siento un poco como el tipo de “American beauty”, el que grababa las cosas:

“Sometimes there's so much beauty in the world I feel like I can't take it, like my heart's going to cave in”
“A veces hay tanta belleza en el mundo que siento que me sobrepasa, que mi corazón se va a rendir”

Y es que es verdad. No ando triste, pero como que ando más sensible a lo que pasa a mi alrededor. No a todo, claro que no. Hay cosas que no me hacen ni cosquillas (aún), pero hay ciertas cosas, cosas que no son consideradas bellas por la masa que me hacen llora y rendirme.

Normalmente lo haría, pero últimamente me ha pasado cuando estoy en prescencia de otras personas y no me dejo llevar por la emoción, no por vergüenza, si no por todas las preguntas que tendría que responder si alguien me ve, de un momento a otro, a estallar en llanto.

¿Cómo le explicas a alguien que lo que acabas de ver en la tele, oír en la radio, pasar rápidamente por la ventana es tan hermoso que te hizo llorar?¿Qué impresión te llevas al ver una persona llorar por algo que siempre ha estado ahí, que es tan simple, mundano…? En verdad, prefiero evitar la fatiga.

Las últimas cosas que me han hecho sentirme así han sido un discurso de la obra de Shakespeare, Enrique V resitada por un actor en una película con Danny De Vito, Mark Wolberg y Gregory Hines. Donde Danny De Vito era un profesor de unos no muy aventajados reclutas.

Por Dios, quien llora en una película de Danny De Vito, pero ese discurso me tocó el alma... (Normalmente la mayoría de los discursos antes de una batalla, sea en una peli o en libros me produce cosas)…

Veré que me hace llorar mañana…

2 comentarios:

kinesiologo dijo...

Compadre, usted no es ningun alien. Acuerdate que yo lloro viendo Rocky, y lo puse en un post por ahi. A veces no mas el cerebro anda en unos dias muy especiales y gatilla emociones casi carentes de logica. Pero y que tanto, si en estos tiempos llenos de estrogeno que estamos viviendo, de vez en cuando un hombre debe tener todo el derecho (y la obligacion) de llorar si lo cree necesario. Yo prefiero un poco de sal a tener que aguantar una ulcera por stress.
Ademas de que es cierto, "hay tanta belleza en este mundo" ... tanta, y sola (se que para alla no iba la cosa, pero hay que decirlo)

Artemisa dijo...

me encantan los hombres que son capaces de demostrar sus emociones, de decir lo que sienten y que estan dispuestos a vivir plenamente....ojala que alguna vez se acabe ese dicho que les enseñan a los hombres desde pequeños que los hombres no lloran...lo detesto, por lo que por mi lado trato de cambiar el mundo, aunque sea solo el de mi hijo...

Rumbo Perdido fue diseñado a mano por José Daniel Ayala.
Feed gracias a Feedburner, gestión de contenidos gracias a Blogger.
( cc ) Algunos derechos reservados, 2007